Diario de una COO

Gabriela M
5 min readJun 10, 2023

Capítulo 2: La delicada linea entre el purgatorio y el infierno = tener jefe

Y si, estar en el rango más alto no siempre significa que no vas a tener jefe; muchos CEO tienen como jefe al dueño de la empresa, o a la junta de socios y/o accionistas de la empresa, lo cual hace que. cada orden que de el CEO sea juzgada con la misma severidad que juzgamos a las celebridades en redes sociales

Ser CEO o COO es equivalente a estar en un matrimonio que muchas veces es arreglado; no hay amor, ni enamoramiento, la comunicación cada vez es peor y tienes esa constante leve sensación de que te toco la pareja que nadie quería tener. Y es precisamente donde me encuentro ahora, batallando con mi mente mientras se me aparece un milagro (y bueno, al menos no hay hijos de por medio porque el equipo tiene sus propios managers)

Les doy un poco de contexto; para mi, la lección más grande que aprendi mientras manejaba un equipo de 50 personas en varias locaciones de Latinoamérica fue la de siempre escuchar a tu intuición, esta a veces te va a decir cosas que no quieres oír, pero al final; si la ignoras, te arrepentirás el resto de tu vida por no haberle hecho caso. Cada vez que sientas confusión, que el burnout no te de claridad mental, cuando no sepas cual es el camino correcto, escucha a tu intuición!. Yo no escuche a la mía cuando me advirtió que una noche de encuentro casual destruiría todo mi éxito profesional, y tampoco la escuche cuando me llamaron a decirme “quedaste seleccionada para el cargo” y sentí un vacío abismal de decepción y frustración; ( en mi defensa, realmente estaba en una etapa de mi vida en la que solo quedaban ruinas y deudas) y aca estoy, escuchando 5 audiolibros para construi mi mejor versión y mi mejor vida (sin metafóricamente matar a nadie)

Durante el primer mes de trabajo comencé a sentir que la sensación que yo era una ballena en una pecera, las funciones de mi contrato y la práctica no tenían relación alguna, fue la primera vez en mis 18 años de vida laboral que releí mi contrato unas 10 veces, algo andaba mal pero quise pensar que solo era mi ansiedad atacando de nuevo; cuando por fin me atreví a preguntar que pasaba, resultó que mi actual jefe había contratado una persona como COO solo para desentenderse de las tareas administrativas de la operación en este país; y. yo, me quería morir.

Esta es mi tercera empresa en los últimos 10 años cuya estructura es una multinacional que decide colocar sede en un país de Latinoamérica, pero sus procesos siguen siendo los mismos que en su casa matriz al otro lado del mundo; eso me ha llevado adaptarme a muchos mercados y tendencias, me ha generado mucho éxito; sin embargo, el inocente de mi jefe (y lo describo como inocente porque el solo ha conocido el como es trabajar el mercado de un solo pais, aun no conoce las puertas del infierno, y lo que es peor, no se quiere dejar guiar por aquellos que hemos atravesado las más difíciles.) al sentirse fuera de su zona de comfort comienza a caer el la absoluta terquedad, y el Titanic recibe su primer golpe

Y aqui viene el tip número 2 de como lidiar con jefes; el hablar lo que sientes proponiendo inmediatamente soluciones conjuntas para aminorar el discomfort es la clave para que un equipo (y un matrimonio) funcione, y esto resulto muy bien con mi jefe los primeros meses, explicarle mi visión internacional y como se adaptaba a la operación de un solo país se reflejo en un par de pequeños logros, asi que en una charla lo invite a aprender de mi experiencia manejando cargos muy corporativos; y por un corto periodo funcionó, pero estas últimas semanas la terquedad se ha apoderado de el, no ve mis advertencias como formas de aminorar un golpe sino como obstáculos en su camino; y si, pensé que era personal, hasta que nuestro colega de malasia coincidió con mi visión basada en su experiencia y el, una vez más, se opuso a proceder de esa manera porque cuando trabajo con empresa local, eso no funciono de esa manera sino la que el realizó.

Y el tercer tip de este post es el de que un matrimonio corporativo hunde el barco entero cuando se piensa que solo una verdad es absoluta; quieres que tu empresa fracase? Ciérrate a que solo tu visión es la correcta; quieres que tu empresa sea un éxito? Pídele a todo tu personal que aporte ideas para actuales y posibles problemas, les darás sentido de pertenencia sin tener que desangrarte pagando bonos de rendimiento; puede que tu seas el magna cum laude de Harvard, pero las información y el proceso que esta conlleva siempre irá más rápido que tu, por ende necesitas varios cerebros que piensen por ti (inlcuyendo el tuyo) para que puedas tener una vista 360 de tu panorama lo más cercano a la realidad posible; dicho esto mi absoluta frustración se vuelca sobre el hecho de que mi función es explicarle a un bebé que la toma de la pared da descargas eléctricas mientras el bebé no deja de tocarla a pesar de haber recibido varias. corrientazos

Que si me quiero divorciar? Todos los benditos días! Y no por eso hago un mal ambiente laboral, el equipo no tiene la culpa de que yo no encaje en la pecera, ni tampoco puedo castigarlos porque el capitán no quiera admitir que en frente hay un iceberg. Si me voy a quejar debo estar haciendo algo para remediar mi problema, sino la queja pierde sentido; así que acá estoy, luchando con el cansancio de las jornadas diarias, sumado al cansancio de la dinámica de este jefe, volviendo otra vez a pensar en como encajar en un perfil para un nuevo empleo en medio de un océano de layoffs; desde mi orilla la travesía del tigre en la película “la vida de Pi” no se ven tan terrible como para intentarlo de nuevo, pero las quemaduras del infierno que vivi hace unos meses me recuerdan que debo pedirme a mi misma un grado extra de inteligencia y como lograr lo que aun no he logrado, recuperar mi éxito profesional con un Líder que se parezca a mis anteriores jefes, personas de las que aprendi mucho, y aunque algunos fueron unos hijos de puta, incluso hoy son dignos de mi admiración.

--

--

Gabriela M

Instagram = @messageinthecoffee / From Chaos to Coffee Breaks